No se puede deslindar la actividad humana del tema de la propiedad intelectual. IMPI


El Lic. Alejandro Salas Domínguez, titular de la oficina regional bajío del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), manifestó que de manera cotidiana convivimos con la propiedad intelectual, “desde que nos levantamos y prendemos la televisión estamos viendo marcas, utilizamos un teléfono celular con marca y patente, slogan, conducimos vehículos protegidos por empresas internacionales que están llegando al país, por lo que no podemos deslindar nuestra actividad del día con el tema de la propiedad intelectual”.

Dijo que ante los países que integran la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y América Latina, sin embargo, otorgó un dato interesante que señala a Israel como un país que ingresa más patentes internacionales (PCT) que todos los países de América Latina y el Caribe juntos, “para tener una idea es una forma de medir la innovación a través de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, cuántas patentes internacionales registran lo países y, a su vez, cuántas patentes están siendo comercializadas o transferidas, ese es el cierre del ciclo de la propiedad intelectual, obtener dividendos, es un sector totalmente lucrativo, finalmente es economía”.

Reconoció que los países latinoamericanos regularmente tienen talento humano, pero no registran patentes de nuevas invenciones por razones sencillas: no hay cultura de registrar patentes, debido al desconocimiento, “muchas veces hemos detectado paradójicamente que no se ven empresas ni instituciones educativas aun cuando los resultados globales hacen ver que donde más se registran es a través de centros de investigación, instituciones educativas e inventores independientes, son prácticamente los que acaparan el 70 por ciento de registro de solicitudes a nivel nacional, pero negativamente no registramos nada”.

El titular de la oficina regional bajío del IMPI, dijo que en México, se necesitan más créditos e inversión de riesgo para la investigación y desarrollo de productos, “por falta de respeto a la propiedad intelectual o el robo de ideas, se maneja el concepto de robo, no sabemos que no se pueden robar ideas hasta que se materialice en un producto o servicio, platicamos las ideas y es cuando un tercero las materializa y es cuando decimos es un robo. Uno de los factores que impactan negativamente, es el desconocimiento entre la población, los mecanismos de protección de las invenciones y sus objetivos que darían competitividad a este país”.

Explicó los periodos para que un registro de marca se pueda otorgar, “un registro de marca es un trámite accesible, expedito, y barato, si se considera tiene una vigencia de 10 años; lo primero que le indicamos a los emprendedores es que registren su marca, tienen que verlo como una inversión al modelo de negocio. A nivel global el país aporta sólo el 2.0 por ciento de los registros de marca y el 13 en otorgar solicitudes”.

Finalmente, dijo que la transferencia de tecnología no es una actividad frecuente entre los inventores mexicanos, por lo que es necesario difundir sus ventajas económicas y visión de negocio sobre sus invenciones. El Lic. Alejandro Salas Domínguez, titular de la oficina regional bajío del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), manifestó que de manera cotidiana convivimos con la propiedad intelectual, “desde que nos levantamos y prendemos la televisión estamos viendo marcas, utilizamos un teléfono celular con marca y patente, slogan, conducimos vehículos protegidos por empresas internacionales que están llegando al país, por lo que no podemos deslindar nuestra actividad del día con el tema de la propiedad intelectual”.

Dijo que ante los países que integran la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y América Latina, México tiene el primer lugar y acapara la mitad de las patentes de la región, sin embargo, otorgó un dato interesante que señala a Israel como un país que ingresa más patentes internacionales (PCT) que todos los países de América Latina y el Caribe juntos, “para tener una idea es una forma de medir la innovación a través de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, cuántas patentes internacionales registran lo países y, a su vez, cuántas patentes están siendo comercializadas o transferidas, ese es el cierre del ciclo de la propiedad intelectual, obtener dividendos, es un sector totalmente lucrativo, finalmente es economía”.

Reconoció que los países latinoamericanos regularmente tienen talento humano, pero no registran patentes de nuevas invenciones por razones sencillas: no hay cultura de registrar patentes, debido al desconocimiento, “muchas veces hemos detectado paradójicamente que no se ven empresas ni instituciones educativas aun cuando los resultados globales hacen ver que donde más se registran es a través de centros de investigación, instituciones educativas e inventores independientes, son prácticamente los que acaparan el 70 por ciento de registro de solicitudes a nivel nacional, pero negativamente no registramos nada”.

El titular de la oficina regional bajío del IMPI, dijo que en México, se necesitan más créditos e inversión de riesgo para la investigación y desarrollo de productos, “por falta de respeto a la propiedad intelectual o el robo de ideas, se maneja el concepto de robo, no sabemos que no se pueden robar ideas hasta que se materialice en un producto o servicio, platicamos las ideas y es cuando un tercero las materializa y es cuando decimos es un robo. Uno de los factores que impactan negativamente, es el desconocimiento entre la población, los mecanismos de protección de las invenciones y sus objetivos que darían competitividad a este país”.

Explicó los periodos para que un registro de marca se pueda otorgar, “un registro de marca es un trámite accesible, expedito, y barato, si se considera tiene una vigencia de 10 años; lo primero que le indicamos a los emprendedores es que registren su marca, tienen que verlo como una inversión al modelo de negocio. A nivel global el país aporta sólo el 2.0 por ciento de los registros de marca y el 13 en otorgar solicitudes”.

Finalmente, dijo que la transferencia de tecnología no es una actividad frecuente entre los inventores mexicanos, por lo que es necesario difundir sus ventajas económicas y visión de negocio sobre sus invenciones.

Fuente:

http://elexpres.com/2015/nota.php?story_id=134140

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>